Un estudio destaca el potencial de reducción de emisiones del sector europeo de gestión de residuos