La UE aumenta las obligaciones de los Estados miembros para reducir emisiones GEI