La industria europea de cartón ha reducido su huella de carbono un 24% desde 2018