La caída de los precios no da tregua