La apuesta de Coca-Cola por el ecodiseño: una botella de papel 100% reciclable