El vertido de residuos genera un 245% más de emisiones que la valorización energética