El informe anual 2020 de BIR pone de manifiesto la capacidad de adaptación de la industria del reciclaje