EE.UU.: ¿Un respiro?