Alejandro Fernández, director corporativo de Estrategia e Innovación de ILUNION

Repacar participa en la jornada de presentación de las primeras guías para prevención y protección contra incendios en centros de tratamiento de residuos
23 junio, 2024

Alejandro Fernández, director corporativo de Estrategia e Innovación de ILUNION, comparte en este espacio algunas reflexiones sobre el compromiso de la entidad con el reciclaje, pero también sobre la sostenibilidad ambiental y social como pilares de su modelo de negocio.

La apuesta por Grupo Recicab es un nuevo paso en el sector de la gestión de residuos, ¿qué espera que aporte a ILUNION esta adquisición?

Esta operación le aporta muchas cosas buenas a ILUNION, pero sobre todo destacaría dos principalmente. Una es el gran talento que incorporamos al grupo, ya que tanto nuestro socio, Antonio Recioy, como el equipo que lidera son gente comprometida, grandes profesionales con mucho conocimiento y ganas de aportar al proyecto global de ILUNION. En segundo lugar, nos abre las puertas para entrar en una tipología de residuo en la que no teníamos presencia y que encaja muy bien en la estrategia de crecimiento de la división de Economía Circular de la corporación.

¿Qué destaca del modelo de negocio del Grupo Recicab?

Destacaría fundamentalmente su complementariedad con las otras líneas de negocio de la división de Economía Circular de ILUNION. Pensamos que en el medio plazo seremos capaces de aflorar importantes sinergias operativas y comerciales en el grupo. Por otro lado, un factor muy interesante para nosotros es la escalabilidad del negocio. Esperamos ser capaces de hacer crecer la compañía de la mano del gran equipo de profesionales de Recicab.

Tras la reciente adquisición, ¿qué objetivo os marcáis en este sector? ¿Cuáles son los próximos pasos?

Queremos ser prudentes, nuestro primer objetivo es poder integrar la compañía de manera ordenada en ILUNION, que el equipo se adapte poco a poco a nuestra cultura y manera de hacer empresa. En ILUNION llevamos ya casi 15 años de trayectoria en el sector del reciclaje de RAEE, pero no somos expertos, ni mucho menos, en esta otra tipología de residuo. En el medio plazo, aspiramos a ser un actor de relevancia en el sector, ser referentes en el mismo por nuestra forma de trabajar, aportando valor a nuestros clientes y generando un impacto social y medioambiental positivo.

Aspiramos a ser una compañía capaz de ofrecer una solución global a los clientes en el tratamiento de sus residuos.

¿Qué proyecto destacarías en gestión de residuos y economía circular de los llevados a cabo por ILUNION?

Es difícil destacar únicamente uno. Tenemos en el grupo actualmente dos plantas de tratamiento de RAEE y 10 centros de almacenamiento repartidos por toda la península, desde los que realizamos la logística y entrega de los residuos a las distintas plantas de tratamiento existentes en España. Estamos poniendo el foco en el crecimiento, impulsando, además de la inversión en Recicab, proyectos de reciclaje de otra tipología de residuos, como baterías eléctricas, textil o plásticos. Aspiramos a ser una compañía capaz de ofrecer una solución global a los clientes en el tratamiento de sus residuos.

¿Hay resultados significativos de estas acciones que pueda compartir con nosotros?

Sí. Recientemente, presentábamos en las III Jornadas de Economía Circular con propósito, nuestro proyecto de reciclaje de baterías, junto con nuestro socio EFT Systems proyectamos construir una nueva planta de tratamiento de este residuo en la provincia de Valladolid. Es un proyecto que nos ilusiona mucho, sobre todo por el reto tecnológico y de gestión que supone ser capaces de dar respuesta a la necesidad de tratamiento de estas baterías.

¿Cómo fomenta el sector de la recuperación y reciclaje la inclusión social de colectivos más vulnerables?

En general, esta es una asignatura aún pendiente en el sector. Existen algunas iniciativas muy positivas, pero de pequeño tamaño. La economía circular va a generar en el futuro miles de puestos de trabajo y debemos de ser capaces entre todos de abrir estas oportunidades a colectivos de trabajadores que lo tienen mucho más difícil que el resto.  En ILUNION ya lo estamos haciendo, actualmente contamos con tres CEE en los que más del 70% de su plantilla son personas con discapacidad, y en breve esperamos poder contar con dos más. Creemos que este sector puede ser muy propicio para la creación de puestos de trabajo de personas pertenecientes a colectivos vulnerables; impulsados por nuestro propósito, que es construir un mundo mejor con todos incluidos. Por ello, seguiremos respaldando proyectos que tengan un impacto social y ambiental positivos, como los que ya tenemos en marcha por todo el territorio nacional. 

¿Qué otras soluciones medioambientales forman parte de la división de Economía Circular en ILUNION? ¿A cuántas personas emplea esta apuesta por la circularidad desde la compañía? 

Estamos estudiando distintas opciones de inversión para ampliar el perímetro empresarial de esta división. De momento, hemos optado por diversificar nuestra actividad del tratamiento de algunos residuos, como el caso del papel y el cartón con la compra de Recicab, y otros que se están convirtiendo en un problema ambiental importante, como el de baterías de litio, tras la apuesta por la movilidad eléctrica. Actualmente, en la división de Economía Circular de ILUNION trabajan alrededor de 250 profesionales, de los que más de la mitad son personas con discapacidad.

Entendiendo la sostenibilidad como un factor transversal a cualquier modelo de negocio, ¿de qué forma ILUNION hace posible la sostenibilidad? ¿En qué acciones o políticas empresariales concretas se traduce?

En ILUNION tenemos una aproximación muy holística a la sostenibilidad, impregna todos los ámbitos de gestión de nuestro grupo, desde las decisiones más relevantes como las inversiones que se realizan, hasta las más pequeñas y del día a día. Nos tomamos muy en serio los tres grandes vectores de la sostenibilidad.

En lo social somos un proyecto que hoy en día da trabajo en España a más de 41.000 personas, de las cuales más de 17.000 son personas con algún tipo de discapacidad o pertenecientes a colectivos vulnerables. Nuestros compromisos medioambientales son muy exigentes y en nuestro recientemente aprobado plan estratégico, que nos llevará hasta el año 2027, hemos incorporado nuevos retos y objetivos para seguir reduciendo nuestra huella de carbono.

Por último, a nivel de gobernanza, como parte del Grupo Social ONCE, manejamos estándares muy exigentes de rigor, transparencia y cumplimiento normativo.