ERPA publica una nota de prensa sobre la situación crítica a la que se enfrenta el sector europeo de reciclaje de papel

Las importaciones de papel recuperado crecen un 20,3%
5 septiembre, 2019
30 de octubre, 11º Congreso de Repacar
5 septiembre, 2019
Ver todos

El pasado mes de julio,  Repacar informó de la crítica situación a la que se enfrenta el sector del reciclaje de papel y cartón en Europa a través de una nota de prensa publicada «Europa es incapaz de consumir el papel que se recupera en su territorio». Ahora, es la Asociación Europea de Papel Recuperado (ERPA) quien ha publicado un comunicado en el que transmite su postura y preocupación ante la difícil situación que atraviesa el mercado europeo.

El comunicado de prensa recoge un análisis de la evolución del mercado del papel recuperado, además propone un conjunto de medidas urgentes y necesarias para apoyar el reciclaje de papel en Europa y a nivel global.

La publicación ha tenido una gran repercusión mediática, ha sido recogida por: Euractivletsrecycle.comMRWrebnews y scrapregister.

La nota de prensa reza lo siguiente:

La Asociación Europea de Papel Recuperado (ERPA), que forma parte de la Confederación Europea de la Industria del Reciclaje (EuRIC), está preocupada por la evolución del mercado global del papel recuperado, el cual impacta negativamente en el reciclaje de papel en Europa.

El papel es un material valioso que tiene numerosas aplicaciones (embalaje, incluido el envasado de alimentos, periódicos, aislamiento, etc.). La industria del reciclaje recoge y recupera el papel usado, produciendo papel recuperado con una calidad estandarizada de acuerdo con la norma UNE 643. El papel recuperado es, por lo tanto, un producto básico, cuya oferta y demanda no es solo europea sino global, que puede usarse como sustituto o complemento de la fibra virgen que es empleada por las fábricas papeleras para la producción de papel nuevo.

Como resultado, la cadena de valor del papel ya es circular en muchos aspectos. Sin embargo, los recicladores de papel en Europa continúan enfrentándose a importantes obstáculos regulatorios y económicos que dificultan el reciclaje y amenazan sus actividades comerciales. Además, los últimos desarrollos comerciales dan como resultado unos precios que han descendido sustancialmente en los últimos dos años.

Recogida y utilización de papel recuperado en Europa

Las tasas de reciclaje de papel en Europa son altas de forma constante. Superan el 70% (71,5% en 2018) y demuestran que, en general, la recogida de residuos de papel y su recuperación son efectivos en la UE.

Las  estadísticas más recientes muestran que Europa recogió en 2018 más de 56,5 millones de toneladas de papel en promedio y utiliza más de 48,5 millones de toneladas de papel recuperado para producir papel. Como resultado, existe una brecha entre la oferta y la demanda de +8 millones de toneladas en términos de exceso de oferta en Europa.

Este exceso de oferta, de 7 a 9 millones de toneladas, es estructural y sucede desde hace más de diez años, muestra que los sistemas de recogida de papel en Europa son bastante eficientes, a pesar de que todavía hay margen para mejorar la implementación de sistemas de recogida selectiva. Hasta 2017, la gran mayoría de la sobreoferta de papel recuperado, entre 7 y 8 millones de toneladas anuales, se exportó a China.

Las prácticas comerciales disruptivas empeoran por la falta de respuestas políticas y regulatorias

En 2017, China anunció que reduciría o incluso prohibiría la importación de residuos de papel a nivel mundial. Desde entonces, otros países asiáticos, como Malasia e Indonesia, han declarado hacer lo mismo. Como se describe en una declaración, EuRIC nunca desafió el objetivo legítimo de China de mejorar la protección del medio ambiente y prohibir las importaciones de residuos no reciclables que puedan ser un peligro para el medio ambiente y la salud humana. Al contrario, dicho objetivo cuenta con el pleno apoyo de EuRIC.

Sin embargo, EuRIC ha condenado enérgicamente la decisión tomada de anclar las restricciones a la importación en un nivel de impurezas desproporcionadamente bajas y discriminatorias, ya que no existe un método estandarizado para medirlas, dejando a los operadores en un estado constante de incertidumbre legal sobre si un envío es o no adecuado. Las recientes medidas de restricciones comerciales anunciadas por países como Indonesia se basan en criterios de inspección que de facto resultan en una evaluación subjetiva que debe corregirse urgentemente.

Como resultado, los recicladores se enfrentan constantemente a inspecciones realizadas en base a controles cuyas normas de cumplimiento son en gran parte desconocidas, lo que supone el riesgo, financieramente prohibitivo, de que los envíos sean rechazados y devueltos siempre que no se cumplan los criterios de aceptación mencionados anteriormente.

* Los precios en junio de 2019 fueron 1/3 de los precios en agosto de 2017 antes de que China anunciase su decisión de reducir / prohibir la importación de papel usado a nivel mundial.

La ausencia de mercados finales para 8 millones de toneladas de papel recuperado en los últimos dos años ha resultado en una fuerte disminución de los precios del papel recuperado, cuyo precio de mercado es un 300% más bajo en junio de 2019 que en junio de 2017.

El sector de reciclaje de papel se encuentra actualmente en una situación de crisis, con una cantidad cada vez mayor de empresas activas en la recogida y recuperación de papel que dejan de operar de manera temporal o permanente, lo que va directamente en contra del objetivo de avanzar hacia una economía más circular.

La industria de reciclaje de Europa ya no puede soportar tales condiciones de mercado por tercer año consecutivo, además existe la dificultad adicional de las barreras regulatorias, las cuales deben abordarse con urgencia. Más allá del impacto para la industria privada de gestión y reciclaje de residuos, los precios extremadamente depreciados ponen en peligro toda la cadena de valor de la recogida de papel recuperado, incluidas las autoridades locales, que no pueden financiar la recogida en función de los ingresos generados por las ventas a las empresas de reciclaje.

Se necesitan medidas urgentes para apoyar el reciclaje de papel en Europa y a nivel global

Las restricciones comerciales actuales establecidas por China y otros países del sudeste asiático pueden generar oportunidades para la industria europea de reciclaje de papel, siempre que se adopten medidas urgentes. En cuanto al mercado, las capacidades adicionales anunciadas por la industria del papel en varios Estados miembros son una gran noticia, ya que aumentarán la demanda de papel recuperado en Europa. Sin embargo, la creación de nuevas capacidades lleva tiempo para su construcción y lanzamiento, y tampoco serán suficientes como para cerrar la brecha entre la oferta y la demanda.

Como se describió anteriormente, la industria europea de reciclaje de papel apoya firmemente las medidas y acciones destinadas a restaurar un mercado saludable de productos de papel recuperados en Europa y en todo el mundo:

  • Acciones más firmes por parte de las autoridades europeas y nacionales para evitar la implementación de restricciones comerciales basadas en criterios discriminatorios y desproporcionados, así como restablecer un acceso libre y justo a los mercados internacionales para equilibrar la oferta y la demanda;
  • Criterios de fin de condición de residuo para papel recuperado en toda Europa, basados en la norma estandarizada EN-643 de calidades de papel recuperado para incentivar la calidad y, al mismo tiempo, impulsar el mercado interno de Europa;
  • Fomentar el eco-diseño para garantizar que el papel se pueda recuperar en todos los productos una vez que lleguen al final de su vida útil y eliminen gradualmente los productos no reciclables;
  • Incrementar sustancialmente, siempre que sea técnica y legalmente factible, las contribuciones financieras a las empresas dedicadas a la recogida y recuperación de papel usado dentro de los esquemas de Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP). Dicha medida es esencial a corto plazo para evitar el colapso de los sistemas de recogida y reciclaje existentes que permiten alcanzar altas tasas de reciclaje;
  • Medidas e incentivos para aumentar la demanda de productos que contienen fibras de papel reciclado y recompensar sus beneficios ambientales que el mercado no logra internalizar;
  • Inversiones en digitalización, como tecnologías “blockchain” para ayudar a eliminar la exportación ilegal y ofrecer un mercado competitivo a las empresas europeas de reciclaje en el comercio de materias primas secundarias dentro y fuera de la UE.

Las medidas e incentivos pueden establecerse mediante la revisión de la legislación sectorial, como la Directiva sobre envases y residuos de envases, los instrumentos independientes que establecen incentivos o la contratación pública ecológica (GPP), teniendo en cuenta el enorme poder adquisitivo de la contratación pública que se estima que es el 16% del PIB en la UE.

Podéis descargar el comunicado de prensa aquí.